Photojournalist based in Barcelona

Diario

 

 

 

PENSAMIENTOS CRONOLÓGICOS QUE ESCRIBO MIENTRAS VIVO

8.II. 18 Deberíamos invertir menos tiempo proyectándonos hacia los demás, realizando acciones como autómatas, viviendo sin cuestionar en qué basamos nuestra vida. A veces olvidamos el valor de nuestra existencia, que el tiempo es finito y cada día una oportunidad. Vivamos con sentido.


3.X.17 El valor del respeto está por encima de las diferencias. / ¿Sabes qué? Aunque no seamos iguales yo te respeto. Te respeto y voy a esforzarme siempre por entender tus valores e ideales, tus creencias y tendencias. No pasa nada si mi vida no es tu vida, no lo critiques, tiende una mano y habla. Habla para exprimir lo que nos une, no lo que nos separa.


19.IX.17 No condeno que juzguemos como erróneos determinados parámetros de la vida de los demás, somos libres ¿no? Sentenciamos a diario con determinación, críticamente. Nuestras palabras, claro están, son las acertadas. Nuestra visión del mundo la más fidedigna.

Pero después ocurre que, inevitablemente, no obramos con la misma facilidad con la que juzgamos. Y ocurre que, después de luchar agriamente contra todo lo que se opone a nuestros parámetros, nuestra vida cambia.

Y durante todo este tiempo perdido juzgando otras vidas, nos olvidamos de mirar la propia.

/  Desaprender. Dejar atrás mis verdades absolutas adquiridas, mis prejuicios construidos, mi reduccionismo mental. Hay tanta complejidad ahí fuera que prefiero regresar a los ojos de un niño. Mirada transparente y un lienzo que pintar. Entender menos y más despacio.

/ Debemos aprender a ser compasivos, a convivir respetando y a acercar siempre, en la medida de lo posible, diferencias. 


12.V. 17 Crucé medio mundo para buscar respuestas, y entonces descubrí que las respuestas estaban dentro de mí. Ahora cruzo medio mundo para descubrir las preguntas de los demás. / Me perdería mil veces para encontrarme. 


8.V.17 Lo esencial es invisible a las redes sociales. / El mundo gritando, el alma en silencio.


31.VI.16 Intentemos que todo en lo que intercedamos sea el mejor ejemplo del mundo que queremos. 


18.XI.16 Ni el mayor de los palacios se convierte en un lujo cuando habitas en él. El placer es efímero y el deseo ilimitado.


21.X.16 Entiendo que, por lo general, valoramos la calidad de nuestra vida en función del éxito y la aprobación externa. También del dinero que percibimos por nuestro trabajo. Esa sensación de hacer más y tener más nos coloca en un estatus social que nos ordena y encasilla. Con los años creamos juicios de valor, opiniones cada vez más inflexibles. Nos alimentamos de prejuicios, nos rodeamos de semejantes y nos vestimos con nuestro mejor disfraz. Un disfraz que explica sin palabras en qué nos hemos convertido. Todo esto al compás de la rutina. El éxito, la aprobación, el dinero y el estatus nos repite constantemente que lo estamos haciendo bien. ¿Y hemos llegado a ello libremente? No.

Relativizar la aprobación externa, desmitificar el valor supremo del dinero, romper prejuicios, asumir no tener la verdad universal y luchar por una mejor gestión de tu vida. ¿Es eso salir del sistema? No. Es vivir en él conscientemente y, con ello, estamos más cerca de la libertad.


21.IX.16 Dentro de unos años todo lo que ahora tiene una importancia crucial y trascendente será una anécdota más de tu crecimiento. Así que procura no magnificar tus días y limítate a hacer lo mejor posible. / Si el cambio empieza mañana todavía no estás preparado para cambiar.


3.VI.16 Los tiempos cambian y cambian las conciencias, ya no nos vale las frases que sentencian, ni el absolutismo ni la supremacía. No vale más un género ni una tradición, no vale más un hombre que sus semejantes. No vale ya callarse si hay masacres, ni cerrar los ojos si hay dolor. Este mundo loco tiene millones de voces gritando al unísono. Y ¿sabes? Es lo más bello que he visto nunca.

 

 

 
Ingrid Ribas